domingo, 6 de septiembre de 2009

Orquesta Clasics

La orquesta Clasics fue una orquesta de verbena en la que estuve trabajando con el bajo eléctrico desde el año 2000 hasta el 2004. Entre por mediación de Tano, el que fue guitarra de La Inoportuna, y empecé novato, me tuve que poner las pilas para empaparme todos los temas que tenían en su repertorio, entre 70 y 80 temas de varios estilos, como pasodobles, boleros, zarzuelas, cumbias, vals, etc... que, además de ser estilos nuevos para mi, eran los temas con los que se empezaban las "galas", después continuaba la verbena con la gente joven del pueblo y cambiábamos de estilo: rock, heavy, pop, skap...

Cada año se ampliaba repertorio con los temas que se ponían de moda, pero había algo de incertidumbre a la hora de escoger los "temas del verano". En la época de Giorgi Dann solo había un tema del verano cada año, pero en esta época siempre salían varios "triunfitos" y había que montar cuatro o cinco temas cada verano. Algunos de esos temas nos pillaban ya entrados en temporada con muchas actuaciones seguidas, y teníamos que montarlos en la furgoneta y ensayarlos durante las pruebas de sonido, justo antes de alguna actuación, por ahí perdidos por los "Pueblos de España".

En esos cuatro años conviví con muchas personas que pasaron por Clasics, viajé por pueblos y ciudades de casi todas las provincias de España y, a pesar de ser un trabajo que me gustaba bastante, a veces también se hacía muy duro, muchos horas en la carretera, mal-dormido, mal-comido y mal-cagado, conflictos entre compañeros -que eran de lo más normal, al pasar barios días fuera de casa-, dos o tres pases se "vermut" cada temporada -a las 12:00 del medio día y, que venía muy cuesta arriba cuando estás acostumbrado a trabajar/vivir de noche-. A pesar de todo eso, tengo muy buenos recuerdos de las experiencias vividas con todas las personas que conocí allí, que no fueron pocas. Por mencionar algunos nombres: Ana y Francis, que eran los jefes, Tano, Chinto (de España), Victor (que sigue dedicándose a lo mismo), Tomás, "El Papi", Alberto(de Albertencia), Janet, Dani, Andrés, Salva, Jesús, "El Txota", David, Ángel, Pablo, Jorge, Diego, Alejandro, Marcelo... y seguro que me faltan más de uno.

La formación en escenario constaba de nueve personas: batería, teclado, trompeta, saxo, trombón, guitarra, bajo eléctrico y dos chicas, Ana y Janet, dedicadas a la voz y a las coreografías. Los dos últimos años también se acopló otra voz masculina, con lo que nos llegamos a juntar hasta diez personas sobre el escenario. Teníamos a dos "pipas" (montadores) -uno de ellos se encargaba de la iluminación- y un técnico de sonido; este último, al contrario que en otras orquestas, en Clasics siempre ha sido un componente muy importante. En total la última temporada fuimos trece personas, de las cuales, algunas se encargaban de varias labores. Cuando teníamos dos actuaciones seguidas en lugares alejados, o nos tocaba un "pase de vermut" a las 12:00 del medio día, nos tocaba ponernos a montar y desmontar a todos para que la "gala" comenzara a la hora prevista, a pesar de que casi siempre se "escaqueaba" alguien...

Ana era "la voz de Clasics", tenía -y seguro que tiene- una voz privilegiada, con la que ha alucinado gente de todas las edades por toda la península durante muchos años -todavía recuerdo lo que me impresionó oír su voz el día que los conocí-, en algunos temas también cantaban o hacían voces alguno de los músicos (yo no). Francis era el jefe, junto con Ana, y también hacía de todo, desde montar/desmontar, conducir el camión, reparar equipo sobre la marcha, cantar temas del repertorio, tocar el trombón... el pobre, a veces, iba loco, pero siempre he alucinado con la energía y el aguante de este hombre, y también con el aguante físico de algunos de los otros compañeros que trabajaban junto a el.

Lo mejor para mí de todo esto, además de los muchos amigos y buenos recuerdos (y otros no tanto), es que al tocar otros estilos musicales, amplié mi gusto por la música, que antes era bastante cerrado, y mejoré mi forma de entenderla e interpretarla. En este aspecto mis mejores mentores fueron Tano (guitarra), Chinto (teclado), y Víctor (batería), ellos fueros los que más me aportaron en mi proceso de adaptación y aprendizaje musical en Clasics. Los técnicos de sonido, primero Tomás y después Jorge, también me enseñaron a mejorar determinados aspectos técnicos durante las actuaciones, los cuales creo que de haber trabajado con otras personas nunca los habría tenido en cuenta...

A pesar de que los veo cada vez menos, sigo teniendo una relación especial con la mayoría de las personas que conocí durante aquellos años. También resulta que muchas canciones que tocaba con ellos siguen sonando en locales/fiestas y, es normal que los recuerde cada vez que salgo por ahí...

No hay comentarios: